top of page

La Academia de la Danza Mexicana celebra su 76 aniversario con prácticas escénicas en el CCB 

Por las artes.jpeg
  • Algunas coreografías ofrecidas en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo por el estudiantado rindieron homenaje al compositor austriaco Franz Schubert 

 

En el marco del 76 aniversario de la Academia de la Danza Mexicana (ADM), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), instancia de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, se presentaron diversas prácticas escénicas de su Licenciatura en Danza Contemporánea. 

 

“El inicio de la temporada de las Prácticas escénicas coincide hoy con el aniversario de nuestra Academia, 76 años de ser la sede de la complicidad y creatividad, de sensaciones, tiempo, movimiento, manifestación, inspiración, memoria y protagonismo de la historia de la danza en México.  

 

Como dijera Maya Angelo: “Todo en el universo tiene ritmo, todo baila”, y en palabras de Hayao Miyazaki: “Si animas lo ordinario, se vuelve o se convertirá en extraordinario”, comentó la directora de la ADM, Miriam Rosario González García. 

 

En el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque, la directora manifestó que “la ADM tiene ritmo, sabor, técnica, metodología, juventud, niñez, experiencia e historia en un mismo espacio. Es ordinariamente extraordinaria.  

 

“Dicen que la danza no tiene intermediarios y es ese vínculo con la inmediatez de las sensaciones y el cuerpo, y nos ayuda a saber quienes somos siendo espectadores. Que maravilloso valor es el de la humanidad, que maravillosa humana es la danza. Celebremos hoy la danza, la comunidad, la historia y la ADM. Somos ese presente que respira lo transcurrido durante 76 años y corresponsables del futuro de nuestra escuela”. 

 

ADM ha sido semillero de innumerables artistas 

 

Por su parte, la coordinadora de la Licenciatura en Danza Contemporánea, María de Jesús Bautista, refirió que la ADM ha sido semillero de innumerables artistas y dentro de su planta docente han transitado maestros de renombre de México y el extranjero. “Quiero reconocer y agradecer el trabajo comprometido de todos aquellos docentes, los que fueron y los que actualmente pertenecen a la institución. 

 

“Ellos han hecho que la ADM tengan una estructura firme, sólida y fuerte para formar profesionales que sean capaces de construir nuevos modelos de educación, creación e investigación. Gracias a todos los años que han transcurrido en el quehacer académico de la institución se desarrolla una labor que se transforma cada día. “Hoy dedicamos estas funciones a cada uno de ellos que forman parte de la historia. En especial a los que se han dedicado en cuerpo y alma a formar bailarines con pasión y empeño”.  

 

Los estudiantes de primero al cuarto grado de la Licenciatura en Danza Contemporánea dedicaron sus presentaciones a los maestros Socorro Meza y Federico Castillo, así como en agradecimiento por el apoyo brindado en diversas actividades y proyectos a Cora Flores, Guillermo Arriaga y Silvia Unzueta, destacadas personalidades del gremio dancístico. 

 

También, como resultado del trabajo realizado diariamente en las aulas, los alumnos ofrecieron un programa que revaloró la obra de Franz Schubert a través de las coreografías: En los albores del abismo, Todo va a estar bien, Anónimo y Los sentidos del corazón, a través de las cuales los estudiantes dieron muestra de una gran técnica, coordinación y desarrollo escénico para mostrar sentimientos como el amor, la esperanza y la necesidad de recoger el secreto del otro, en una excelente complicidad entre música y danza. 

 

Nos preparamos para estar en el escenario 

 

“Sin las prácticas escénicas no podríamos poner a prueba y en contexto todo lo que aprendemos diariamente. Finalmente nos preparamos para eso, para estar en el escenario, estar frente al público y hacer ese intercambio de sentimientos y la mística que se crea. Son el resultado del esfuerzo diario y si no se realizaran no tendríamos una referencia de qué hacer al estar frente a un escenario, nos permite estar lo más real y cercano posible a lo profesional”, comentó Samantha Aguilar, estudiante del cuarto grado. 

 

Finalmente, Estefanía Zamora dijo que las prácticas escénicas son importantes, porque son la culminación de las clases técnicas y la oportunidad de conectar con el coreógrafo y maestro. “Tenemos mucho tiempo para llevar un proceso de exploración, de conexión con la obra, y ya cuando se presenta en el teatro es soltar toda esa preocupación técnica y disfrutar, dejar que los sentimientos florezcan para expresar todas esas cosas al público. La ADM es una escuela muy amable, porque hay un desarrollo técnico y corporal muy exigente, y también nos da mucha apertura creativa y de exploración”. 

bottom of page