La poesía, una forma de aferrarse a la infancia, volver a jugar con el lenguaje y los sonidos

  • Evelyn Moreno, ganadora del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2020

 

  • Este reconocimiento abre espacios para obras que a veces el mundo editorial nos restringe, dijo

 

  • La Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica alientan el aprecio por la poesía desde la infancia

 

 

A dónde irán los gatos cuando salen de la casa se pregunta la escritora Evelyn Moreno, acreedora al Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2020 cuya ceremonia de premiación se llevó a cabo en modalidad virtual, la tarde del miércoles 2 de diciembre.

 

El galardón, otorgado por la Fundación para las Letras Mexicanas (FLM) en su 17 edición, con un monto de 200 mil pesos mexicanos y la publicación del libro ganador por parte del Fondo de Cultura Económica (FCE), recayó este año, en la poeta mexicana egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en Lengua y Literatura Hispánica.

 

La autora, nacida en la Ciudad de México en 1979, fue elegida por su libro Gato, ¿estás ahí?, tras haber participado bajo el seudónimo de Avellana, junto a otros escritores de diversos países, en la convocatoria que sin restricciones de residencia lanza la FLM cada año a profesionales de la escritura para primeros lectores. En esta ocasión el jurado lo conformaron María Baranda, Monique Zepeda y Roxana Elvridge-Thomas, quienes otorgaron esta distinción por unanimidad.

 

Moreno, correctora y editora, imparte clases de español para extranjeros. Ha colaborado en diversas publicaciones electrónicas con poemas y cuentos para niños, igualmente en talleres de poesía y narrativa para la infancia. Docente a nivel medio superior, trabajó en la Biblioteca José Vasconcelos. Su segunda carrera universitaria es la de Relaciones Internacionales.

 

Por este premio han competido poetas hispanohablantes de 22 países y han sido reconocidas obras de muy diversos estilos y concepciones.

 

En esta ceremonia de premiación virtual, moderada por Eduardo Langagne, director general de la fundación, estuvieron presentes: Miguel Limón Rojas, presidente de la FLM; Manuel Arango, miembro del consejo directivo del patronato de la FLM; Horacio de la Rosa, representante del FCE; María Baranda (tutora en el rubro de poesía de la FLM), Monique Zepeda, pedagoga y psicóloga infantil; la poeta Roxana Elvridge-Thomas, miembros del jurado y Evelyn Moreno, la autora premiada.

 

Para la pedagoga y psicóloga Monique Zepeda, Gato, ¿estás ahí? es un delicado y sólido trabajo. Un poemario conmovedor, con un lenguaje claro que invita a la primera infancia.

 

Mientras que la poeta Roxana Elvridge-Thomas felicitó a Moreno por un libro entrañable que conmueve y abre a los niños a la musicalidad de la palabra. Enfrenta a los primeros lectores a esa primera pérdida, y recordó que García Lorca decía a las nanas que tenían que hacer pasar a los niños el pie por el filo del cuchillo. “Tú Evelyn, lo haces, pero de una manera bella y gozosa”, expresó.

 

María Baranda aludió a la frase del poeta polaco Czesław Miłosz, Nobel de Literatura de 1980: “solo se debe de escribir poesía con la lengua de la infancia”, porque cuando somos niños, dijo la también jurado, con la palabra inventamos el mundo. Festejó la próxima publicación de Gato, ¿estás ahí? por el Fondo de Cultura Económica.

 

Por su parte, Miguel Limón Rojas, presidente de la fundación, destacó la importancia de la poesía en la mirada de los niños y celebró la alianza estratégica entre el FCE y el organismo que preside, la que ha permitido la realización ininterrumpida de este premio.   

  

Evelyn Moreno consideró que el fallo unánime del jurado por su poemario se debió a que fue valioso mantener un hilo narrativo, generar un universo, el juego con sonidos y algunos poemas que son nostálgicos. Durante la ceremonia, declaró: “esta obra representa mi exploración personal de la poesía”.

 

Manuel Arango, miembro del Consejo Directivo del Patronato de la FLM, fue el encargado de la entrega simbólica del premio a Evelyn Moreno.

 

La autora comentó que el género literario que eligió es una forma de aferrarse a la infancia, volver a jugar con el lenguaje y los sonidos. Quise volver a mirar el mundo con extrañamiento, el asombro, que es muy propio de los niños.

 

He sido una niña solitaria con pocos amigos, afirma en entrevista la autora de Gato, ¿estás ahí? que resulta de observar e interpretar los silencios y miradas de estos animales, “más poéticos que los perros, que siempre están con nosotros y se prestan más para los cuentos”.

 

En el primer poemario de la escritora, hay una voz poética del gato y de la niña que lo busca, “porque a veces nuestras mascotas se marchan, no sabemos dónde están; se van sin despedirse. Y en ocasiones tenemos la esperanza de que regresen y otras nos resignamos explorando dónde estarán”.

 

Evelyn descubrió la literatura infantil cuando clasificaba libros en la Biblioteca Vasconcelos. “Me maravilló la forma en cómo se habla a los niños, me conmovió, asumí el reto de escribir para ellos porque no es nada fácil hacerlo con la sensibilidad requerida. Y me involucré dándoles algunos cursos”.

  

Moreno asegura que es importante la poesía para niños a pesar de que las casas editoras prefieren la narrativa porque es más segura para vender, “la poesía debe ser un gran mercado, a los niños les gusta jugar cantando, les fascinan los juegos de palabras y la repetición”, dijo.

 

Empecé este proyecto, reveló, hace unos años sin haber explorado la lírica, pero quise intentarlo y continué hasta que me encontré con la convocatoria y decidí enviarlo.

 

Si se trata de leer, para los niños es más práctica la poesía que la narrativa, justo por el canto, manifestó; he hecho lecturas on line con niños en zoom y los invito a repetir, les fascina; nos aprendemos los versos y los repetimos.

 

Lamentó que la mayoría de los papás compren cuentos dejándose llevar por la idea de que la literatura que deben consumir sus hijos tenga que enseñar algo, un valor. O piensen cómo se puede educar al niño a través de la literatura, cuando a ellos no les interesa; los niños buscan el placer, el gozo, no les importa que les enseñen nada. Por eso las bibliotecas son lugares perfectos para explorar, opinó.

 

Al cierre de su discurso de premiación, la galardonada destacó que con esta convocatoria la Fundación para las Letras Mexicanas “abre espacios para obras que a veces el mundo editorial nos restringe”.

 

Gato, ¿estás ahí?  es un viaje hacia diversas posibilidades de dónde podría estar el gato de una niña.

© Derechos Reservados. Homo Espacios es una marca registrada. Producción y creación de Glen Rodrigo Magaña

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube