© Derechos Reservados. Homo Espacios es una marca registrada. Producción y creación de Glen Rodrigo Magaña

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube

Aclaraciones culturales

La Colección Periodismo Cultural centró el debate de esta semana en dos posturas que requieren complementarse: una que defiende sus brillantes obras, así como a sus autores, y otra, que reflexiona sobre la necesidad de la profesionalización en este tipo de periodismo. Transparentan la polémica sobre los pagos a músicos extranjeros que colaboraron con la Orquesta Sinfónica Nacional entre 2015 y 2016, con todo y lupa mediática de triple aumento. La secretaria Alejandra Frausto se reúne con los principales sindicatos para dar certeza a los trabajadores de la cultura.

Más que las distinciones que menciona la destacada escritora Guadalupe Loaeza en su columna “La bien querida” sobre Alejandra Frausto Guerrero, publicado en un diario de circulación nacional el pasado 17 de enero, la autora de Siempre estará París (2005), brinda una mirada a la vida de la Secretaria de Cultura federal, al mencionar a sus padres, familia y gustos. 
 

Después de la entintada recomendación, adentrémonos al acontecer cultural de esta semana. 
  

Lecturas en el periodismo cultural

 

Es verdad, los 72 tomos de la Colección Periodismo Cultural es un patrimonio para muchos reporteros. Brillantes firmas como la de Paco Ignacio Taibo I, Vicente Leñero, David Siller Casasola o el maestro Humberto Musacchio, a quien le debemos la detallada investigación en sus dos tomos México: 200 años de periodismo cultural, entre muchas otras plumas destacadas, que desde 1994 han pertenecido a esta selección, pero también el argumento del vocero de la Secretaría de Cultura, Antonio Martínez Velázquez “Marvel”, es válido, este tipo de periodismo, el cultural, necesita profesionalización y la urgencia yace desde varios sexenios atrás.
 

Tal vez lo más cercano a la especialización sea la licenciatura en Periodismo Cultural de la poblana Universidad del Arte o la maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura, en la religiosa ITESO jalisciense, esta última, con todo y beca de ocho mil y tantos al mes, para que por favor la terminen y textual, es uno de los requisitos. La realidad es que, en materia académica e informativa, el periodismo cultural en México es ajeno, incomprendido y hasta desdeñado.
 

Veamos, las secciones culturales son el primer mártir informativo que se sacrifica en los tiempos de crisis, elecciones, en el nombre de lo político, lo deportivo o entre otros tantos insensatos “peros”; son arrinconados con la socialité o peor aún, se les confunde continua y tristemente con “lo farandulero”. 
 

En fin, es muy cierto, necesitamos que al periodismo cultural se le brinden mayores herramientas y también nutrirnos con las letras de los maestros. Respecto a si la Colección Periodismo Cultural no ha sido leída, es una encrucijada no solo en materia de difusión de la Secretaría de Cultura, incluye crear artículos o realizar recomendaciones de quienes nos hacemos llamar “fuente cultural” para despertar el interés de los lectores y a eso sumar a los catedráticos, que enseñen la importancia del periodismo cultural en las aulas o incluso al mismo gremio artístico, quienes bien pueden encontrar en esta Colección, una fuente de conocimiento o consulta para la disciplina a la que se deban.
 

Cualquier pluma se respeta, pero otro punto es la emancipación al crear la nota por la cultura, por mucho tiempo prevaleció el dañino sistema de los amiguismos, “San inserción del chayo” de esas épocas que daban la información digerida sin necesidad de indagar más allá. Pero esto no solo es reseñar la estructura, hablemos del fondo, lo que significa algo para el lector, investigar sin la muletilla del boletín, regresar a la técnica de la vieja escuela, adentrarse en el arte, al artista y descifrar su mensaje.

 

Los pagos de la Orquesta Sinfónica Nacional
 

En la credibilidad, transparentar muchas ocasiones no es de quien la hizo, más bien del que esté en funciones. Así, este ejercicio de claridad le tocó a la actual administración de la Secretaría de Cultura sobre los pagos a directores y solistas extranjeros que realizaron conciertos con la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN).
 

La situación inició con una publicación en un medio nacional el pasado 14 de enero, donde se veían reflejados cobros excesivos, millonarios de artistas internacionales en 2015 y 2016, al consultarlo con los integrantes de la OSN reaccionaron solicitando a la Secretaria de Cultura Alejandra Frausto y a la directora del INBA Lucina Jiménez, que se revisara esto y de ser cierto, sería inminente la renuncia de su director artístico Carlos Miguel Prieto, ya que era completamente injusto que los 105 músicos recibieran entre todos 2 millones de pesos anuales y que a cuatro artistas extranjeros se les pagara en conjunto cerca de 14 millones anuales.
 

Resulta que los montos fueron capturados erróneamente en dólares, cuando eran en pesos, la falla fue de quien se encargaba de atender el anterior sistema de información, donde se ven reflejadas estas cifras, ya que en el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (SIPOT), el cual se encuentra vigente desde diciembre de 2018, fue corregido.
 

Aquí surgen dos reflexiones: la primera parafraseando al maestro Horacio Franco en la mesa de “Música” de Cultura en Transición, sobre la repartición en los recursos para el talento nacional, a quienes se les regatea por su trabajo mientras que a los internacionales se les pagaba cantidades excesivas, refiriéndose así sobre los pasados gobiernos, digo, para que quede muy claro; y la otra, es que la lupa mediática ahora tiene triple aumento, no solo es por lo de los pagos de la OSN, las reacciones se intensifican a tal grado de cegarnos, cuando las consecuencias de tanta desatención, corrupción, así como mal uso del servicio público se están corrigiendo y lógicamente no por quienes lo causaron. 

 

En lo sindical… 
 

Regreso a los encuentros de Cultura en Transición, en aquellos meses de octubre y noviembre del 2018, en las participaciones de varios trabajadores culturales se escuchaba: “Nunca nos ha recibido la titular de cultura” en aquel entonces María Cristina García Cepeda. 
 

El pasado jueves 17 de enero, la secretaria Alejandra Frausto mantuvo una reunión con representantes del Sindicato Nacional de Trabajadores del INBAL, el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH, Sindicato Nacional de Arquitectos Conservadores del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura-INAH y Sindicato Único de Trabajadores del INBAL.
 

El mensaje que resume todo el encuentro fue: “Lo más valioso de las instituciones son los trabajadores”, así lo declararía Alejandra Frausto, quién señalaría en un comunicado que “no se vulnerará ningún derecho laboral reconocido por la Ley, no se violentará la autonomía sindical, no se forzará a ningún trabajador sindicalizado a mudar su residencia y que se atenderán las medidas de austeridad, obligatorias para todo el gobierno federal”.

 

Por cierto…
 

La secretaria Alejandra Frausto mantuvo una reunión de trabajo con la y los titulares del Instituto Nacional de Bellas Artes, Culturas Populares, Instituto Nacional de Pueblos Indígenas y del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas para detallar las acciones, así como programas para conmemorar el Año Internacional de las Lenguas Indígenas 2019.
 

Lucina Jiménez, directora de INBA, incorpora la “L” al nombre original de Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) que se le diera en 1946. 
 

En el Complejo Cultural Los Pinos el Sistema Nacional de Fomento Musical este sábado y domingo presenta a su Ensamble Escénico Vocal y al Ensamble de Percusiones de la Orquesta Escuela Carlos Chávez. Checa la programación en el siguiente enlace: https://twitter.com/cultura_mx/status/1086296546356809729 
 

anteriores...

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube